Nos gustan las clases descontracturadas, con ejercicios que despierten el espiritu de juego. En ellas buscamos que puedas encontrar serenidad y confort en tu baile.

La música nos ordena, propone las reglas del juego y nos brinda un lugar de encuentro; siempre con el objetivo de incrementar tu sensibilidad, tanto al escuchar una orquesta, como al entrar en contacto con otra persona.

Entendiendo cómo utilizar el tiempo, el peso y el espacio se puede lograr un baile mas libre y con menos esfuerzo, jugándolo sin miedo al error y transformando cada momento en un desafío creativo.